Visita la vivienda que deseas comprar sin salir de casa

A día de hoy, el método más común por el que un cliente se decide a visitar una vivienda de su interés es, más que por la descripción (a la que prestará la atención suficiente para conocer el tamaño, número de estancias, coste y situación), por las imágenes que se le muestra de la propiedad.
Así, cuanto menos ambiguas sean estas imágenes, cuanto más reflejen la realidad de la vivienda y cuanto más detalles enseñen de ésta, menos información complementaria necesitará y mayor o menor interés mostrará por visitarla.
El problema surge cuando las imágenes resultan escasas o no se consideran por parte del usuario, lo suficientemente realistas como para poderse imaginar dentro de la propiedad, solicitando más información al agente inmobiliario o concretando visitas al piso ambiguas, de las que no se sabe si realmente será de su interés o no.
Este hecho tiene sencilla solución mediante los tours virtuales por la propiedad, posibles gracias a la captura de imágenes con cámaras 360º.
Esta técnica no hace más que plasmar todas las perspectivas que se puede tener de una estancia, que posteriormente se montan en una galería y se presentan de manera que, con el cursor del ratón si lo visualizamos en un portátil u ordenador de sobremesa, o con el dedo si lo hacemos desde un móvil, podemos trasladarnos por toda la propiedad en el orden secuencial que deseemos y parándonos en cada detalle que nos llame la atención.
De esta forma, en tan solo dos o tres minutos, podemos recorrer toda la vivienda y tener la información y la perspectiva sobre su estado exacta tal como si la hubiésemos visitado.
Con todo ello, podríamos resumir que los tours virtuales cumplen la función de una visita a la propiedad con total realismo, lo cual evita citas improductivas, dudas por resolver y, en definitiva un gasto de tiempo (y con ello dinero) innecesario.

Abrir chat